La energía y sabiduría de los Mayas sigue con fuerza en la actualidad.

Los Mayas como grandes científicos del universo, detectaron que el día de tu nacimiento, el sol y la luna envían una energía y una vibración, los cuales determinan los dones con los que se complementa el propósito de tu existencia. Los Mayas utilizan un calendario llamado "Tzolkin" el cual está constituido por 260 días los cuales se reparten en 20 energías masculinas y 13 vibraciones femeninas. Tzolkin es una palabra maya que significa "La cuenta ordenada de los días"
Contar los días nos acerca a una visión más real de nuestro ahora, nos permite ser más conscientes de los movimientos que ejerce la vida a nuestro alrededor. Si prestamos atención, el conocimiento de las energías diarias nos descubre el maravilloso mundo del espíritu de una forma cotidiana y sencilla.
Los Mayas no contaban el tiempo con horas, lo contaban en base a sus diálogos con él, así fue cómo comprendieron que el tiempo describía los ciclos evolutivos en los que se desarrollaba la vida. A través de la observación de los movimientos energéticos que los rodeaban, los pudieron estudiar y medir, plasmándolos en sus calendarios, así elaboraron un sistema de cuentas que les permitía una adaptación práctica y adecuada de los ciclos a su vida diaria y cotidiana.
Los Mayas seguían las cuentas naturales, el hecho de incorporarlas a nuestra vida, sincronizarnos con el conocimiento de la energía diaria a través del Tzolkin nos ofrece una nueva visión de las cosas, nos propone aceptar la vida tal cual llega, centrando nuestra atención en el Aquí y Ahora.
Descifrar y entender la información energética que nos rodea, nos vincula directamente con el motor principal del Universo, la energía del Amor, la Verdad y el Perdón. Cualquier movimiento, actividad o evento que realicemos desde este enfoque, permite una mente más abierta y despierta capaz de ver más allá de las meras apariencias, descubriéndonos los pasos para poder cambiar y soltar todo aquello que nos oprime y así sentirnos libres para elegir la vida que queremos vivir.
Los sistemas de cuentas fueron unos de los mayores logros culturales de los Mayas, son los más exactos y sofisticados que existen. Su precisión deriva del hecho de llevar la cuenta ordenada, continua e in-interrumpida de los días, que ellos llaman Kin. Así un Kin nos define una frecuencia vibratoria, cada Kin o día, dependiendo de la energía que recibe del sol y la luna vibra con unas características especiales y diferentes, ser conscientes de ello nos acerca al verdadero tiempo natural. Por lo que el Tzolkin es el modelo energético fractal, esencialmente espiritual, que nos
muestra una cuenta elaborada a partir del estudio del movimiento natural del Sol y la Luna, inspirado en los movimientos que genera tanto Universo cómo los elementos que conforman la Madre Tierra necesarios para la Vida, el agua, la tierra, el aire y el fuego.
Así el estudio del Tzolkin nos ayuda a darle sentido y significado a todo lo que somos y lo que nos pasa en nuestro proceso de crecimiento. El camino del conocimiento interno es un viaje que va del inconsciente al consciente, de dentro a fuera, saber quiénes somos, con que contamos y para que estamos aquí, despierta la conexión con el ser interno y el verdadero propósito de Alma. Hacer consciente lo inconsciente es parte de ese equilibrio para que todo suceda a favor de lo que Eres y no de lo que se supone que deberías ser.
El Tzolkin se lee de forma serpentaria, columna a columna, indicándonos primeramente que el tiempo no es siempre igual, hay momentos de alegría y otros de tristeza, momentos de salud y otros de enfermedad, momentos de abundancia y otros de limitación. También descubrimos los ciclos temporales fundamentados en la Consciencia del Sentir mostrándonos la dualidad que hemos venido a experimentar.
Su lectura es cíclica, cuando llegamos a la frecuencia energética numero 260 volvemos a la numero 1, así mide el ciclo sagrado de un embarazo humano, por lo que contar Tzolkins te permite ser consciente de las etapas que vas viviendo y los procesos que vas gestando para comprender nuestra verdadera naturaleza esencial. De esta manera se convierte en una herramienta de sanación personal orientada al respeto por la Madre Tierra y todos los seres que la habitan, incluido el Ser Humano.
En el Tzolkin encontramos la representación de la energía o espíritu de los seres vivos y elementos naturales, ya que para los Mayas todo posee una energía que lo vincula a la Naturaleza, todo tiene vida. Así podemos leer y entender la energía del día para tomar consciencia de nuestros Ciclos Personales y ser capaces de sincronizarnos con ellos. Entender quiénes somos nos ayuda a descifrar la verdad de nuestros pensamientos, palabras y acciones para poco a poco ir
despertando a la armonía interior.
Como activador de Kines Mayas, me he dado a la tarea de compartir y difundir esta información la cual considero es esencial en estos tiempos de tantos cambios, tiempos donde ahora nos cuestionamos nuestra existencia y sobretodo un autoconocimiento interior. Esta sabiduría interior es ahora una de las principales formas de desarrollo humano y nos lleva a conectar con una sabiduría más energética.

Sesiones personales:
La dinámica es que me envíes un WhatsApp a mi teléfono de contacto con tu nombre y tu fecha
de nacimiento, yo preparo tu material. La sesión dura aproximadamente 1 hora. Actualmente
estoy haciendo video sesiones por la app de zoom, agendamos un día y hora y nos conectamos.
Barukh Pulido
Contacto: 5579103194
Instagram @barukhpul

Dejar un comentario

Por favor ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados